La Rueda de la Fortuna

Simbología: Una rueda gira con unas extrañas criaturas, una esfinge con una espada al hombro permanece quieta en la parte de arriba, porta la espada del poder, simbolizando el control de las fuerzas que nos trae la vida de forma imprevista e inesperada. La Rueda simboliza el movimiento, el devenir del universo y del destino.
En la parte superior dentro de la rueda aparece el símbolo de mercurio o la capacidad del pensamiento lógico. A la derecha el triangulo representa la fuerza del deseo. A la izquierda el símbolo de la sal alquímica o la sensación de lo concreto. Las letras hebreas significan las cuatro energías de la naturaleza: fuego, agua, aire y tierra. Las letras latinas pueden combinarse para formar la frase TORA (ley), ROTA (rotación), ATOR (benéfica, bella), TARO (tarot). En cada ángulo se encuentra los símbolos de los signos fijos del zodiaco, pues las cuatro manifestaciones de estos signos son las lecciones que hemos de aprender en este ciclo de nuestra evolución.

Significado

Positiva: El número diez es el número de la realización. Esta carta simboliza el momento en que somos conscientes de que aprender de las experiencias que nos manda el destino, es el camino más beneficioso para crecer. A pesar de los designios del destino no debemos dejar de ser nosotros mismos, sino por el contrario tenemos que ejercer nuestra voluntad y permitir que nuestro espíritu se ensanche cada vez más.
Cualquier situación puede cambiar en cualquier momento, existe siempre una solución para cada crisis, para cada instante negativo de la existencia. Basta saber esperar el momento adecuado y atrapar la ocasión al vuelo. Tan pronto como se presente. Se perfilan en el horizonte acontecimientos inesperados y felices, sorpresas, novedades positivas, circunstancias favorables, un momento afortunado que no debe dejarse escapar. No obstante, la habilidad, la inteligencia del individuo, no bastan por sí solas. Por tanto, ante una pregunta especifica, la carta no afirma ni niega. Todo depende del consultante, de su capacidad, pero también de lo que ha sabido merecerse con el camino realizado hasta ahora.

En lo profesional: La Rueda de la Fortuna nos lleva hacia grandes transformaciones que son inminentes y a cuya realización estamos abocados. Cuando mayor sea nuestra disposición para aceptar nuestro destino mejor podremos adaptarnos experimentando nuestra autentica vocación y así encontrar el lado que nos ayuda a conseguir nuestras metas profesionales. Si las cartas de alrededor nos indica que estamos ascendiendo la rueda, podremos aprovechar el momento para lograr el éxito, pero si apuntan hacia el lado contrario, el descendente tendremos que abrirnos a una comprensión distinta del momento, ahora, detrás de un aparente fracaso, una perdida o un despido el destino nos conducirá adonde tenemos que ir.
Ciclo repetitivo, curso no aprendido.
Carta Kármica.

Relaciones: En el plano afectivo el consultante está destinado a un encuentro determinante para su futuro. Para quien aún está soltero, un nuevo amor se perfila en el horizonte, para los novios se comienza a plantear el matrimonio. Bodas felices acontecimientos deseados en una relación.
En negativo es momento de cambiar de actitud ante una relación que solo trae problemas, relación toxica, relaciones de ida y vuelta, inestabilidad.

Negativa: Influencias externas imprevistas y negativas, contra las cuales es imposible combatir, mejor no lanzarse a nuevas empresas. Nada de lo que se ha alcanzado, en amor, trabajo o finanzas, puede razonablemente considerarse definitivo. Obstáculos inesperados para la realización de un proyecto. Puede tratarse simplemente de un momento de estancamiento, un bloqueo, un retraso, quizá provocado por el mismo consultante, confuso, pasivo e inseguro. Es preciso evitar también la actitud opuesta, los riesgos inútiles, la temeridad llevada al extremo por negligencia y la falta de seriedad y responsabilidad. Inestabilidad, altibajos, ventajas poco duraderas, beneficios transitorios a los que no se debe apegar. Fracasos, frivolidades, robos y engaños sufridos.

Planeta: Júpiter
Signo: Sagitario.

El destino es un papel en blanco donde uno escribe su propia historia.