La Templanza

Simbología: La carta que nos ocupa muestra la figura de un ángel que vierte el contenido de un jarro de agua en otro. La Templanza representa al intermediario entre el cielo y los hombres. El agua es el símbolo material de la luz, pero también representa a las emociones y al inconsciente. El trasvase entre ambas vasijas no hace otra cosa que remarcar la transformación de un polo a otro, de lo negativo en positivo, de lo inconsciente en consciente, de lo psíquico en espiritual. Esta carta nos recuerda que nuestra misión en la tierra cosiste en verter luz sobre la oscuridad, una vez logrado esto, podremos ascender a los cielos.
El arcángel tiene un pie en el agua (lo emocional) y sobre la tierra firme (lo material), para indicar que las pruebas suelen tocar siempre alguno de estos aspectos, generalmente los dos. El sendero que se ve surgir del agua, conduce hasta una corona que representa el destino final del hombre, que es, el hacerse el rey, dueño y señor de todo el universo manifestado al fundirse conscientemente con la causa de las causas.

Significado

Positivo: Es la carta de la regeneración y de la innovación. Puede anunciar un nacimiento, una transformación feliz, una nueva iniciativa proyectada hacia el futuro. Lo esencial es que todo se produzca serenamente, con paciencia y dulzura, marcado por el equilibrio y la razón. No se trata de una carta de emociones fuertes ni de locas pasiones. Al contrario, siempre alude al imperativo de la adaptabilidad, la tolerancia, la adaptación a las circunstancias, exige y prevé calma, confianza, reflexión, y una visión espiritual pero objetiva de las cosas. Óptima carta capaz de transformar positivamente las cercanas, es siempre un buen presagio de conciliación, resolución, esperanzas realizadas y proyectos llevados a cabo.
Imprevistos agradables, buenas sorpresas, distensión, vacaciones.

En lo profesional: Significa superar con equilibrio y serenidad las tareas profesionales. Con esta carta se crea un ambiente de trabajo agradable y amistoso entre compañeros, nos sentimos libres de estrés y ajetreos excesivos.

Relaciones: En el plano afectivo indica matrimonio feliz y satisfactorio, entendimiento perfecto, relación continuada y rica en valores. La vida familiar se basa en la serenidad y la armonía. Simpatía, fidelidad, y buenas amistades.
En negativo alude a una relación infeliz o, en cualquier caso, no armoniosa. Tensión, incomprensiones, incompatibilidad de pareja. Riesgo de separación. Esterilidad.

Negativo: La virtud del ahorro se convierte en derroche, la armonía en desorden, la tranquilidad emotiva en inestabilidad, y además se da una tendencia a acumular compromisos superiores a las propias fuerzas. Impaciente, caprichoso y demasiado poco racional, el consultante tiende a vivir en el caos, con un estilo de vida ligero y mundano, marcado por el desorden.
Pueden señalar un retraso, aplazamientos, una situación aún demasiado inestable para tomar una decisión acertada. Problemas de comunicación y de integración debidos al egoísmo, la frialdad y la obstinación. Apatía, descuido, frustración, bajones energéticos o desinterés por la vida.

Planeta: Júpiter.
Signo: Sagitario.
Color: Azul púrpura.
Parte del cuerpo: tiroides, hígado, sistema metabólico.
Lugar geográfico: Barcelona, zona Catalana. También puede indicar países extranjeros.

Los amigos son ángeles que te levantan cuando tus alas han olvidado como volar.

Comparte: